Cuando la familia entra en escena…

queremos que todo salga perfecto.

Cualquier celebración familiar es motivo de alegría, pero también de nervios. Es lógico. A pesar de que las personas para las que la estamos organizando son capaces de perdonarnos cualquier cosa, o precisamente por ese motivo, nosotros queremos que todo salga absolutamente perfecto. En estos casos es muy útil contratar una actuación de Magia para empezar con buen pie, o como broche final de un día especial.

Una actuación de magia familiar es algo que sabemos seguro que va a triunfar, que no nos va a dar ningún problema y, sobre todo, con lo que nos vamos a poder relajar. Ya sea Magia para niños o para la familia en general, con grandes y pequeños, la experiencia será excelente. Así pues, ¿cuáles van a ser las ventajas de contactar conmigo para una actuación de magia en vuestra celebración?

  1. Despreocupación. Sabréis que, desde el principio hasta el final, estaréis en buenas manos. Desde el primer momento mi objetivo es que ese día salga a las mil maravilla y que no sólo los invitados lo pasen en grande, también vosotros. Y para ello no puede haber nada que suponga un extra en vuestra cabeza..
  2. Emoción. Sí, emoción. No sólo risas. No os ofrezco, simplemente, un espectáculo de magia y humor, aunque también pueda haberlo. Sino algo más completo: asombro, misterio, risas, ilusión…
  3. Un lugar en la memoria de vuestros familiares y amigos, pero, sobre todo, en la vuestra. Porque un espectáculo de magia familiar siempre será algo que recordaréis con cariño. Algo especial.
  4. Magia. Y, por encima de todo, mucha Magia, así, con mayúscula. La Reina de las Artes… (¡en serio! ¡lo decía un mago!). No hay nada mejor para irse con una sonrisa en los labios y un poco de esperanza en nuestro interior. Porque cuando lo imposible se vuelve realidad, no hay nada que no podamos conseguir, ni ningún sitio al que no podamos llegar.
  5. … (pon aquí lo que se te ocurra -¡hay mil razones más!)

El formato que más éxito suele tener cuando se trata de una celebración familiar es un espectáculo después de la comida principal, cuando ya los más pequeños (en caso de haberlos) hayan corrido y jugado un poco. Con todo el mundo cómodamente colocado, la sesión de magia se desarrollará de la forma más participativa posible y prestando una especial atención al homenajeado, en caso de haberlo.

La duración será la que mejor se adapte a vosotros, aunque lo normal es hacer un espectáculo para todos de alrededor de 50 minutos – 1 hora. No recomiendo más tiempo de ese, porque todo el mundo también suele tener ganas de hablar con el vecino o, en el caso de los más pequeños, jugar.

Si fuera un cóctel o una fiesta más formal, con un mayor número de personas, la mejor opción suele ser hacer magia itinerante, por grupos, de tal forma que todos puedan implicarse. Aquí los tiempos cambian y, para un evento de, digamos, 100 personas, la duración debería ser de entre 60 y 120 minutos. De todas formas, cada celebración es diferente, así que todas las opciones están abiertas.

Para resolver cualquier duda, usad el formulario que se encuentra más abajo y preguntadme todo aquello que necesitéis. Estaré encantado de poderos ayudar.

¡Pero no os despistéis! ¡No vaya a ser que os quedéis sin huecos para el próximo mes!

Hasta pronto.

 

Pin It on Pinterest

Share This