Seamos realistas…

El día de nuestra boda puede ser realmente intenso.

Cualquier boda lo es, para quien la organiza. Por eso es muy importante tener preparado algo que sepamos que va a triunfar, que vaya a ser fácil y, sobre todo, con lo que nos vamos a poder relajar. Para ello, contratar un mago puede ser la solución perfecta. Un poco de magia ayudará:

  • A animar el ambiente de la boda
  • A romper el hielo y que los invitados se conozcan y hablen entre sí.
  • A crear conciencia de grupo.
  • A que los novios puedan dedicarse tranquilamente a esos momentos tan emblemáticos de una boda como son las fotos durante el cóctel o saludar a todo el mundo después de la cena.
  • A hacer que el día más especial sea también diferente y original.

Todo el mundo lo agradece, tanto los novios como los invitados. Es un valor seguro que hará que todo el mundo recuerde ese día como algo especial.

Si no tienes claro cuáles son los momentos en los que te puede venir bien contar con un mago para tu boda estos son algunos de ellos.

Además de los momentos ya mencionados, un mago puede ser útil durante el baile de fin de boda, haciendo magia a los que están descansando fuera de la pista de baile, o en cualquier otro momento que se te ocurra. ¡Imaginación al poder! Tú propón, que haré todo lo posible para que tus ideas se hagan realidad.

El formato que más éxito suele tener cuando se trata de una boda es el de ir haciendo magia itinerante a pequeños grupos de invitados. Magia participativa llena de efectos asombrosos que les maravillarán a escasos centímetros de sus ojos (por algo se le llama magia de cerca). El mago (es decir, un servidor) se paseará haciendo magia y repartiendo sonrisas. Todo ello sin interrumpir en ningún momento a camareros, fotógrafos y demás personas que estarán trabajando para que vuestra boda sea un día especial para todos.

La duración será la que mejor se adapte a vosotros, aunque lo normal es hacer un bloque de 90-120 minutos, ampliable según interese. De todas formas, cada boda es diferente, así que todas las opciones están abiertas.

Si tienes pensado (o ya estás en ello) organizar tu boda usando alguno de los portales de bodas más conocidos como Bodamás (de El Corte Inglés) o Zankyou. También puedes contactarme a través de ellos.

Pin It on Pinterest

Share This