Viaje al corazón del Mundial (de Magia, claro)

FISM Corea 2018

Hace ya un mes que volvimos de nuestro viaje a Busán, en Corea, al Campeonato/Congreso Mundial de Magia, el FISM. Lo  cierto es que fueron unos días increíbles, llenos de buena Magia y de buenos magos. Sobre todo, esto último, por que como decía un amigo mío: “Lo mejor de la Magia son los magos”.

Hubo, por supuesto, magos excepcionales. La actuación de Miguel Muñoz, que se llevó el Gran Premio fue estelar, pero hubo otros Tutti li famili, Rafa Peré, Javi Benitez, Javier Botía, Cayetano Lledó, Yunke, … y muchos otros que ganaran o no, dejaron el pabellón español muy alto. De hecho, España se llevó 16 de los 32 premios otorgados. Otros magos de otros países, Francia, Corea, Italia, Estados Unidos, presentaron números muy buenos que gustaron mucho y también se llevaron bien merecidos premios a casa.

Sin embargo, más allá de eso, el FISM es el Congreso de Magia por excelencia. Es verdad que cualquier congreso de magia es el escenario donde magos de diferentes partes del mundo se encuentran, se conocen y donde nacen amistades duraderas. Todas ellas con un mismo denominador, el amor por la Magia. Pero al ser el FISM  el congreso más largo y que aglutina a magos de más partes del mundo (en esta ocasión nos dimos cita ¡más 2500 magos!) todo esto se da a la enésima potencia. Daniel, de Argentina, Zack, de Casablanca , Jax, de Seúl o Taró Ikeda, de Japón, son algunos de las increíbles personas y magos que me he traído a España. Además de mucha ideas para intentar poner en práctica…

Días llenos de charlas, talleres, alguna que otra cola kilométrica, tardes y noches llenas de actuaciones hasta las 00:00. Magos de todo el mundo vitoreando como locos al “Legendario” Tamariz, como le llamaban, o a Woody Aragón (uno de nuestros máximos exponentes y dueño de la sala El Teatro Encantado en Madrid) y muchas sonrisas. Muchas ajenas y muchas más propias al ver las actuaciones y poder hablar con algunos de los mejores artistas actuales, como el genial clown (posiblemente, el mejor clown en USA y parte del mundo) y bellísima persona Avner The Eccentric . Desde luego, era difícil aburrirte durante el FISM. Ni siquiera durante la espera en alguna que otra larga cola era imposible no toparte con algún mago español con el que charlar y comentar.

Bueno, no sólo eso, porque también me acompañaba mi familia y, la verdad, la otra parte del congreso la llenaban ellas. Las dos Leticias (así se llaman ambas), estuvieron en todos lados. La pequeñaja, con sus casi dos añitos fue posiblemente de las personas más fotografiadas por los coreanos, ya fueran magos, acompañantes o voluntarios asistentes al congreso. Eso de ser una niña mona (por que lo es, qué le vamos a hacer… ¡será que se parece a su padre!) de ojos grandes y mirada dulce conseguía que en cuanto te dabas la vuelta hubiera alguna persona haciéndose una fotografía con ella.

Aparte de los organizadores, en este tipo de eventos hay un montón de voluntarios que son los que te registran, te dan indicaciones o cualquier tipo de ayuda en todo momento. Al contrario que la población general en Corea, hablaban todos un buen inglés. lo que se agradecía mucho. Siempre fueron extremadamente serviciales y atentos con nosotros y la niña, de la que alguno vino incluso a despedirse el último día.

Fuera del FISM, Corea es un país apasionante para visitar, lleno de lugares preciosos, templos ciudades, gente… todo de lo más interesante. ¡Y la comida es muy buena! Los coreanos están siempre más que disponibles a ayudar y son muy hospitalarios. Aunque el inglés no lo habla demasiada gente por allí, realmente se esforzaban por entenderte y ayudarte.

En conclusión, los días en los que pudimos disfrutar del FISMy los posteriores para ver y disfrutar de Corea podemos catalogarlos como de los mejores días de vacaciones de todos los tiempos. Corea tiene algunos rincones realmente mágicos, quizás no como el lago del relato, pero sí del tipo que te quita el aliento.

Corea es un país maravilloso para visitar, ¡no lo dudéis! Si alguno va, escribidme, estaré encantado de ayudaros en lo que pueda. Eso sí, siento que cuando vayáis no haya un FISM para que también podáis disfrutar de ese ambiente mágico e inigualable que sólo ocurre una vez cada 3 años.

El próximo Congreso FISM será en el 2021 en Quebec… ¡Quién sabe a quién encontraremos allí!

¡Hasta pronto!

Pin It on Pinterest

Share This